sábado, 26 de noviembre de 2016

El Chandra Observa el Ciclo de Vida Estelar

22.11.16.- Una instantánea del ciclo de vida estelar ha sido capturada por el Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA y el telescopio Submillimeter Array (SMA) del Smithsonian. Una nube que está dando a luz estrellas ha sido observada mediante el reflejo de rayos X de Cygnus X-3, una fuente de rayos X producida por un sistema donde una estrella masiva es devorada lentamente por su agujero negro compañero o estrella de neutrones. Este descubrimiento proporciona una nueva forma de estudiar cómo se forman las estrellas.
En 2003, los astrónomos utilizaron la visión de rayos X de alta resolución del Chandra para encontrar una misteriosa fuente de emisión de rayos X situada muy cerca de Cygnus X-3. La separación de estas dos fuentes en el cielo es equivalente a la anchura de una pequeña moneda a una distancia de 270 metros de distancia. En 2013, los astrónomos informaron que la nueva fuente es una nube de gas y polvo.
En términos astronómicos, esta nube es bastante pequeña: aproximadamente 0,7 años luz de diámetro. Los astrónomos se dieron cuenta de que esta nube actuaba como un espejo, reflejando algunos de los rayos X generados por Cygnus X-3 hacia la Tierra.
"Apodamos a este objeto el "Pequeño Amigo" porque es una débil fuente de rayos X junto a una fuente muy brillante que mostró variaciones de rayos X similares", dijo Michael McCollough, del Centro de Astrofísica Harvard Smithsonian (CfA) en Cambridge, Massachusetts, quien dirigió el estudio más reciente de este sistema.
Las observaciones del Chandra reportadas en 2013 sugirieron que el Pequeño Amigo tenía una masa entre dos y 24 veces la del Sol. Esto sugirió que la nube era un "Glóbulo de Bok", una pequeña nube densa donde pueden nacer estrellas. Sin embargo, se necesitaban más pruebas.
Para determinar la naturaleza del Pequeño Amigo, los astrónomos usaron el SMA, una serie de ocho antenas parabólicas de radio sobre Mauna Kea en Hawai. SMA encontró moléculas de monóxido de carbono, una pista importante de que el Pequeño Amigo es de hecho un Glóbulo de Bok. Además, los datos del SMA revelan la presencia de un chorro o flujo de salida dentro del Pequeño Amigo, una indicación de que una estrella ha comenzado a formarse en su interior.
  
"Por lo general, los astrónomos estudian los Glóbulos de Bok mirando a la luz visible que bloquean o la emisión de radio que producen", dijo el co-autor Lia Corrales del Instituto de Tecnología de Massachusetts en Cambridge, Massachusetts. "Con el Pequeño Amigo, podemos examinar esta capullo interestelar de una manera nueva utilizando Rayos X - la primera vez que hemos sido capaces de hacer esto con un Glóbulo de Bok ".
A una distancia estimada de casi 20.000 años luz de la Tierra, el Pequeño Amigo es también el glóbulo Bok más distante nunca antes visto.
Las propiedades de Cygnus X-3 y su proximidad con el Pequeño Amigo también dan la oportunidad de hacer una medición de distancia precisa, algo que a menudo es muy difícil en astronomía. Desde principios de los años 70, los astrónomos han observado una variación regular de 4,8 horas en los rayos X de Cygnus X-3. El Pequeño Amigo, actuando como un espejo de rayos X, muestra la misma variación, pero con un ligero retraso debido a que el camino que toman los rayos X reflejados es más largo que una línea recta desde Cygnus X-3 a la Tierra.
  
Midiendo el tiempo de retardo en la variación periódica entre Cygnus X-3 y el Pequeño Amigo, los astrónomos pudieron calcular la distancia desde la Tierra a Cygnus X-3, de aproximadamente 24.000 años luz.
Debido a que Cygnus X-3 contiene una estrella masiva, de corta duración, los científicos creen que debe haberse originado en una región de la galaxia donde probablemente las estrellas todavía siguen formándose. Estas regiones se encuentran sólo en los brazos espirales de la Vía Láctea. Sin embargo, Cygnus X-3 se encuentra fuera de cualquiera de los brazos espirales de la Vía Láctea.


Una pequeña nube de polvo y gas que contiene una nueva estrella formándose unos 20.000 años luz de la tierra. Image Credit: X-ray: NASA/CXC/SAO/M.McCollough et al, Radio: ASIAA/SAO/SMA

sábado, 19 de noviembre de 2016

Telescopios de la NASA Localizan una Escurridiza Enana Marrón

14.11.16.- Los telescopios espaciales Spitzer y Swift de la NASA unieron sus fuerzas para observar un evento peculiar, cuando una distante estrella se ilumina debido al campo gravitacional de al menos un primer objeto cósmico. Esta técnica es útil para encontrar cuerpos de baja masa alrededor de estrellas, tales como planetas. En este caso, las observaciones revelaron una enana marrón.
Se cree que las enanas marrones son el eslabón perdido entre los planetas y las estrellas, con masas de hasta 80 veces la de Júpiter. Pero sus centros no son tan calientes o suficientemente densos para generar energía a través de la fusión nuclear de la forma en la que lo hacen las estrellas. Curiosamente, los científicos han descubierto que, las estrellas de aproximadamente la masa de nuestro Sol, menos de un por ciento tiene una enana marrón orbitando a menos de 3AU. (1 AU es la distancia entre la Tierra y el Sol). Este fenómeno también se conoce como "desierto de enanas marrones".
La nueva enana marrón descubierta, que gira alrededor de su estrella, podría habitar este desierto. Spitzer y Swiftt observaron el evento de microlente después de haber recibido indicaciones de rastreos de microlentes realizadas desde tierra, incluyendo el experimento OGLE (Optical Gravitational Lensing Experiment). El descubrimiento de esta enana marrón, de nombre OGLE-2015-BLG-1319, supone la primera colaboración entre dos telescopios espaciales para observar un evento de microlente.
“Queremos entender cómo se forman las enanas marrones alrededor de las estrellas, y por qué hay un hueco en dónde son halladas en relación con sus estrellas”, dijo Yossi Shvartzvald  del JPL de la NASA. “Es posible que el desierto no esté tan seco como pensamos”.


Los telescopios espaciales Spitzer y Swift de la NASA unieron sus fuerzas para observar un evento peculiar, cuando una distante estrella se ilumina debido al campo gravitacional de al menos un primer objeto cósmico. Image Credit: NASA/JPL-Caltech

sábado, 12 de noviembre de 2016

Curiosity Examina un Extraño Meteorito de Hierro en Marte

03.11.16.- La NASA ha confirmado que el objeto globular, del tamaño de una pelota de golf encontrado por el rover Curiosity en Marte se trata de un meteorito de hierro y níquel caído del cielo del Planeta Rojo.
Los meteoritos de hierro y níquel son una clase común de rocas espaciales que se encuentran en la Tierra, y que anteriormente ya se han visto en Marte, pero éste, llamado "Egg Rock" (roca de huevo), es el primero en Marte que ha sido examinado mediante el disparo de un espectrómetro láser. Para ello, el equipo del rover utilizó su instrumento ChemCam.
Los científicos del proyecto Mars Science Laboratory (MSL), que operan el vehículo, observaron por primera vez la roca de aspecto extraño en las imágenes tomadas por la cámara del mástil de Curiosity (Mastcam) en el lugar que al que el rover llegó el pasado 27 de Octubre.
"El aspecto oscuro, liso y brillante de este objetivo, y su especie de forma esférica atrajeron la atención de algunos científicos de MSL cuando recibimos las imágenes MastCam en la nueva ubicación", dijo el miembro del ChemCam Pierre-Yves Meslin, en el Instituto de Investigación en Astrofísica y Planetología (IRAP), del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS) y la Universidad de Toulouse, Francia.
ChemCam encontró hierro, níquel y fósforo, además de ingredientes menores, en concentraciones que todavía se determinarán mediante el análisis del espectro de luz producido a partir de docenas de pulsos de láser en nueve puntos del objeto. El enriquecimiento tanto en níquel como en fósforo en algunos de los mismos puntos sugiere la presencia de un mineral de hierro-níquel-fosfuro que es rara, excepto en los meteoritos de hierro y níquel, dijo Meslin.
"Los meteoritos de hierro proporcionan los registros de muchos asteroides diferentes que se rompieron, con fragmentos de sus núcleos que terminaron en la Tierra y en Marte", dijo el miembro del ChemCam Horton Newsom de la Universidad de Nuevo México, Albuquerque. "Marte puede ser un ejemplo de una población diferente de asteroides que tiene la Tierra."
Además, el estudio de los meteoritos de hierro encontrados en Marte - incluyendo ejemplos encontrados previamente por rovers en Marte - puede proporcionar información de cómo el tiempo de exposición al medio ambiente de Marte les ha afectado, en comparación con la forma en que el ambiente de la Tierra afecta a los meteoritos de hierro. Egg Rock puede haber caído a la superficie de Marte hace muchos millones de años. Los investigadores analizarán los datos ChemCam desde los primeros disparos láser en cada punto de destino y los datos de los disparos subsiguientes en el mismo punto, para comparar la superficie frente a la química interior.


La roca oscura, de superficie lisa en el centro de esta imagen fue captada el 30 de Octubre de 2016 por la cámara mástil (Mastcam) del rover Curiosity de la NASA en Marte. Fue examinada con pulsos láser, confirmando que se trata de un meteorito de hierro y níquel. Es del tamaño de una pelota de golf. Image Credit: Credit: NASA/JPL-Caltech/MSSS

sábado, 5 de noviembre de 2016

Detectan Inesperados Halos Gigantes Alrededor de Distantes Cuásares

26.10.16.- Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto brillantes nubes de gas alrededor de cuásares distantes. Esta es la primera vez que todos los cuásares de un sondeo han mostrado estos halos, cuyas firmas inconfundible fueron recogidas por el instrumento MUSE, instalado en el Very Large Telescope de ESO. Las propiedades de los halos de este sorprendente hallazgo están también en notable desacuerdo con las teorías actualmente aceptadas de la formación de la galaxia en el universo temprano.
Una colaboración internacional de astrónomos, liderada por un grupo del ETH (Swiss Federal Institute of Technology, Instituto Federal Suizo de Tecnología) en Zúrich (Suiza), ha utilizado las capacidades únicas del instrumento MUSE, instalado en el telescopio VLT (Very Large Telescope), en el Observatorio Paranal de ESO, para estudiar el gas que se encuentra alrededor de distantes galaxias activas, menos de 2.000 millones de años después del Big Bang. Estas galaxias activas, llamadas cuásares, contienen agujeros negros supermasivos en sus centros, los cuales consumen estrellas, gas y otros materiales a una velocidad extremadamente alta. Esto, a su vez, provoca que el centro de la galaxia emita enormes cantidades de radiación, haciendo de los cuásares los objetos más luminosos y activos del universo.
Se estudiaron 19 cuásares, seleccionados entre los más brillantes que son observables con MUSE. Estudios anteriores demostraron que alrededor del 10% de todos los cuásares estudiados estaban rodeados por halos compuestos de un gas conocido como medio intergaláctico (WHIM por sus siglas en inglés, Warm–Hot Intergalactic Medium). Estos halos se extienden hasta 300.000 años luz de distancia de los centros de los cuásares. Este nuevo estudio, sin embargo, ha desvelado una sorpresa al haber detectado grandes halos alrededor de los 19 cuásares observados — muchos más que los dos halos que, por estadística, se esperaban observar. El equipo sospecha que esto se debe al enorme aumento en la capacidad de observación de MUSE con respecto a instrumentos similares anteriores, pero será necesario llevar a cabo más observaciones para determinar si éste es el caso.
" Todavía es demasiado pronto para decir si esto se debe a nuestra nueva técnica de observación o si los cuásares de nuestra muestra son algo peculiares. Así que todavía hay mucho que aprender; estamos iniciando una nueva era de descubrimientos", afirm al aautora Elena Borisova, de ETH Zúrich.
El objetivo original del estudio era analizar los componentes gaseosos del universo a las escalas más grandes, una estructura denominada a veces como red cósmica, en la que los cuásares forman brillantes nodos. Normalmente, los componentes gaseosos de esta red son muy difíciles de detectar, por lo que los halos luminosos de gas que rodean a los cuásares proporcionan una oportunidad casi única para estudiar el gas que hay dentro de esta estructura cósmica a gran escala.
Los 19 halos recién detectados también revelaron otra sorpresa: están formadas por gas intergaláctico relativamente frío, a aproximadamente 10.000 grados centígrados. Esta revelación entra en conflicto con los modelos actualmente aceptados sobre la estructura y la formación de las galaxias, que sugiere que el gas, estando tan cerca de las galaxias, debería tener temperaturas de más de un millón de grados.
El descubrimiento muestra el potencial del instrumento para la observación de este tipo de objetos. Sebastiano Cantalupo, coautor de este trabajo, está muy entusiasmado con el nuevo instrumento y las oportunidades que brinda: "Hemos explotado las capacidades únicas de MUSE en este estudio, que allanará el camino para futuros sondeos. Combinado con una nueva generación de modelos teóricos y numéricos, este enfoque seguirá ofreciéndonos una nueva ventana para el estudio de la formación de la estructura cósmica y la evolución de las galaxias".


Brillantes halos alrededor de cuásares distantes. Image Credit: ESO/Borisova et al

sábado, 29 de octubre de 2016

Urano Podría Tener Dos Lunas Todavía No Descubiertas

22.10.16.- La nave espacial Voyager 2 de la NASA voló por Urano hace 30 años, pero los investigadores todavía están haciendo descubrimientos de los datos que reunió a continuación. Según un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Idaho los investigadores sugieren que podría haber dos pequeñas lunas, previamente desconocidas, que orbitan cerca de dos de los anillos del planeta.
Rob Chancia, un estudiante de doctorado de la Universidad de Idaho, detectó patrones clave en los anillos, mientras estudiaba las imágenes de hace décadas de los anillos helados de Urano tomadas por la Voyager 2 en 1986. Se dio cuenta de que la cantidad de material del anillo en el borde del anillo alfa - uno de los más brillantes de los múltiples anillos de Urano - cambiaba periódicamente. Un aún más prometedor patrón similar se producía en la misma parte del anillo beta vecino.
"Cuando nos fijamos en este patrón en diferentes lugares alrededor del anillo, la longitud de onda es diferente, lo que apunta a algo cambiante a medida que avanza por todo el anillo. Hay algo que rompe la simetría", dijo Matt Hedman, profesor asistente de Física en la Universidad de Idaho, que trabajó con Chancia para investigar el hallazgo.
Chancia y Hedman están muy versados en la física de los anillos planetarios: ambos estudiaron los anillos de Saturno a partir de datos de la nave espacial Cassini de la NASA, que actualmente está en órbita alrededor de Saturno. Los datos de Cassini han producido nuevas ideas acerca de cómo se comportan los anillos, y una beca de la NASA ha permitido a Chancia y Hedman examinar los datos recogidos en Urano por Voyager 2 de una manera novedosa. En concreto, se analizaron las ocultaciones de radio - hechas cuando la Voyager 2 envió ondas de radio a través de los anillos para ser detectadas en la Tierra - y las ocultaciones estelares, hechas cuando la nave midió la luz de las estrellas de fondo brillando a través de los anillos, lo que ayuda a revelar la cantidad de material que contienen.
Encontraron que el patrón de los anillos de Urano era similar a las estructuras relacionadas con pequeñas lunas en los anillos de Saturno.
Los investigadores estiman que las pequeñas lunas hipotéticas en los anillos de Urano tendrían de 4 a 14 kilómetros de diámetro - tan pequeñas como algunas lunas de Saturno identificadas, pero más pequeñas que cualquiera de las lunas de Urano conocidas. Los satélites de Urano son especialmente difíciles de detectar debido a que sus superficies están cubiertas de material oscuro.
"No hemos visto las lunas todavía, pero la idea es que el tamaño de las lunas necesario para realizar estas funciones es bastante pequeño, y que fácilmente podríamos haberlo pasado por alto", dijo Hedman. "Las imágenes de Voyager no eran lo suficientemente sensibles como para ver fácilmente estas lunas."
Hedman dijo que sus hallazgos podrían ayudar a explicar algunas características de los anillos de Urano, que son extrañamente estrechos en comparación con los de Saturno. Las lunas, si es que existen, pueden estar actuando como lunas "pastor", ayudando a evitar que los anillos se propaguen. Dos de las 27 lunas conocidas de Urano, Ofelia y Cordelia, actúan como pastores del anillo épsilon de Urano.
Confirmar si las lunas existen realmente utilizando imágenes de telescopios o naves espaciales se dejará a otros investigadores, dijeron Chancia y Hedman. Ellos continuarán el examen de los patrones y las estructuras de los anillos de Urano, lo que ayudará a descubrir más de los muchos secretos del planeta.
"Es emocionante ver que la exploración histórica de Voyager 2 sobre Urano sigue aportando nuevos conocimientos acerca de los planetas", dijo Ed Stone, científico del proyecto Voyager, en Caltech, Pasadena, California.


Urano es visto en falso color en esta imagen del Telescopio Espacial Hubble de la NASA captada en agosto de 2003. Credits: NASA/Erich Karkoschka (Univ. Ariz

sábado, 22 de octubre de 2016

Marte da la Bienvenida a ExoMars

18.10.16.- La cámara web de la sonda Mars Express de la ESA captó esta imagen del Planeta Rojo el 16 de octubre de 2016, justo antes de que la misión ExoMars llegue a él.
ExoMars 2016 es una misión conjunta de la ESA y la agencia espacial rusa Roscosmos, y comprende el Satélite para el estudio de Gases Traza (TGO) y el módulo demostrador de entrada, descenso y aterrizaje Schiaparelli. Tras un viaje de siete meses, ambos están cada vez más cerca de su destino; una vez llegados a él, el TGO comenzará a orbitar Marte, mientras que Schiaparelli aterrizará en el planeta el 19 de octubre.
Esta fotografía se tomó el 16 de octubre, un par de horas antes de que Schiaparelli se separase de su nave nodriza a las 16:42 GMT. Tras su separación, el módulo demostrador tardará tres días y recorrerá unos seis millones de kilómetros para entrar en la atmósfera marciana el 19 de octubre y efectuar un descenso de seis minutos sobre la región de Meridiani Planum, cerca del ecuador del planeta.
Esta vista reciente del planeta muestra su polo sur, cubierto por un casquete de hielo permanente, formado principalmente por dióxido de carbono. En ella no podemos ver la región en la que aterrizará Schiaparelli, pues se encuentra más allá del horizonte que se observa a la izquierda.
ExoMars llegará al planeta cuando este apenas se encuentra en el punto de su órbita más cercano al Sol y es invierno en el hemisferio norte (verano en el hemisferio sur). En esta época del año, es probable que los vientos aumenten de velocidad y provoquen tormentas de arena regionales e incluso de alcance global.
La imagen fue capturada con la cámara de gran angular de Mars Express, aparato cuyo único objetivo era, en principio, ofrecer confirmación visual de la separación del módulo Beagle-2 a su llegada a Marte en diciembre de 2003. En 2007 la cámara se volvió a encender y, desde entonces, se ha utilizado con fines de formación, participación y divulgación científica, hasta que la ESA finalmente la adoptó como instrumento científico profesional a principios de este año.
Desde su exclusivo punto de mira y gracias a su gran campo de visión, esta cámara web puede tomar fotografías de todo el Planeta Rojo, algo que ahora mismo solo está al alcance de otra nave, la Mars Orbiter Mission de la agencia espacial india.
En estos momentos, Marte se puede ver desde la Tierra: a primera hora de la noche en el hemisferio norte puede apreciarse a simple vista un punto rojo cerca del horizonte, hacia el sur. En el hemisferio sur, este punto se ve más elevado por las noches y a primera hora de la mañana.
Esta imagen fue publicada el domingo 16 de octubre en el canal de Flickr de la cámara, donde diariamente se cuelgan todas las fotografías tomadas con las cámara web de Mars Express de forma automática.


Esta fotografía se tomó el 16 de octubre, un par de horas antes de que Schiaparelli se separase de su nave nodriza a las 16:42 GMT. Image Credit: ESA – CC BY-SA 3.0 IGO

sábado, 15 de octubre de 2016

Una Nebulosa Planetaria con Brazos Espirales

11.10.16.- Los dos brazos espirales que giran hacia el centro de la imagen podrían hacernos creer erróneamente que estamos viendo una galaxia similar a nuestra Vía Láctea. En cambio, nos encontramos ante un objeto de otro tipo: PK 329-02.2 es una ‘nebulosa planetaria’ en el interior de nuestra galaxia.
A pesar de su nombre, tampoco se trata de un planeta. La engañosa denominación de nebulosa planetaria se debe a que, vistas a través de los telescopios del siglo XVIII, estas nebulosas parecían gigantescos planetas gaseosos. Pero lo que nos muestra esta imagen es el último aliento de una estrella moribunda.
Cuando estrellas como nuestro Sol se acercan al final de su vida, dejan escapar al espacio sus capas externas de gas. A medida que estas nubes de materia estelar se alejan de la estrella central, pueden dibujar complejas formas irregulares como las que forma el gas dispersado por el centro de esta imagen. Además, PK 329-02.2 presenta una bella simetría, ya que sus dos brillantes brazos espirales están perfectamente alineados con las dos estrellas situadas en el centro de la nebulosa.
Podría parecer que los brazos se encuentran conectados, pero no: son las estrellas quienes son compañeras. Forman parte de un sistema binario, aunque solo la que vemos arriba y a la derecha dio lugar a la nebulosa. Mientras las estrellas continúan orbitándose mutuamente durante millones y millones de años, la nebulosa y sus brazos en espiral irán alejándose del centro hasta desvanecerse en pocos miles de años.
Esta nebulosa planetaria con brazos espirales también se conoce como Menzel 2, en honor al astrónomo estadounidense Donald Menzel, que la descubrió en los años veinte del siglo XX. Se encuentra en Norma, una constelación en el hemisferio celeste sur, donde también se encuentran Menzel 1 y Menzel 3, dos ‘nebulosas planetarias bipolares’ (es decir, en forma de mariposa o reloj de arena).
La Cámara Planetaria y de Gran Angular 2 de Hubble capturó esta imagen, que se ha procesado con filtros verde, azul, rojo y de infrarrojos.


PK 329-02.2 es una nebulosa planetaria con brazos espirales en el interior de nuestra galaxia. Image Credit: NASA/ESA/Hubble